2023, el año que avanzó el sindicalismo independiente; aún hay retos para la reforma laboral

El 2023 ha significado para el Sindicalismo Independiente un avance hacia el papel protagónico del nuevo modelo laboral, cuyo foco central son los trabajadores. 

Hoy los datos que emiten las autoridades laborales han empezado a incluir a los sindicalistas que, haciendo uso de todas las herramientas que da la reforma laboral de 2019, no sólo han logrado organizarse, sino han apostado por impulsar una nueva cultura que se consolida con la firma de contratos colectivos de trabajo en importantes sectores para la economía del país.

Los tiempos en los que el objetivo central era cambiar la imagen del sindicalismo mexicano se van transformando, ahora se trata de consolidar las relaciones laborales, de mandar el mensaje claro a  los patrones de que los líderes sindicales emanados de las filas de las y los trabajadores pueden y saben negociar sin mayores sobresaltos para lograr el equilibrio de los factores de la producción y el respeto a los derechos laborales.

Estos datos nos dibujan hoy una realidad sindical. El Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral dio a conocer que en el país hay 30,522 contratos colectivos reales, a los que se suman los que fueron recientemente registrados, ya bajo las nuevas reglas, y son 1,220; y también sabemos que por voto 663 contratos se dieron por terminados, pues los trabajadores decidieron no brindar más su apoyo a quienes ni siquiera se habían tomado la molestia de informarles que existía un sindicato y menos aún el contenido del contrato colectivo de trabajo.

Hoy existe un movimiento sindical independiente democrático que se está formando en esta coyuntura. Algunos ejemplos de este nuevo sujeto social son: el Sindicato Independiente Nacional de Trabajadores y Trabajadoras de la Industria Automotriz (SINTTIA); el Sindicato Nacional Independiente de Trabajadores de Industrias y Servicios (SNITIS) Movimiento 20/32; Sindicato Independiente de los Trabajadores Libres y Democráticos de Saint Gobain México, y la Liga Sindical Obrera Mexicana (LSOM).

Todos, en algún momento, presentaron alguna queja bajo el Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida (MLRR) en el marco del T-MEC para garantizar que los patrones otorgaran el pleno respeto a la libertad sindical y la contratación colectiva auténtica. Vale la pena resaltar que de 2021 a 2023 se han presentado 19 quejas laborales bajo el MLRRR.

Para este 2024 se abren nuevos retos, uno de ellos es sin duda que las autoridades laborales fortalezcan el diálogo con el movimiento sindical independiente, que si bien avanza, todavía requiere garantías para que los patrones no utilicen prácticas que limiten su participación, ya sea impidiendo su ingreso a los centros de trabajo, despidiendo a los trabajadores que están organizando su nuevo sindicato o incluso, formando listas negras que impiden a los trabajadores  contratarse en alguna otra empresa.